Miércoles 20 Septiembre 2017,
Vivo En Chetumal

Crónica Chetumaleña : Historia del Boulevard

Crónica Chetumaleña : Historia del Boulevard

Por mucho tiempo la línea costera de la ciudad ubicada atrás de la Avenida 22 de Enero careció de un malecón, era la naturaleza la única protección en caso de una alta marejada. A finales del gobierno del Dr. y Gral. José Siurob Ramírez, surge el primer tramo, imágenes que pueden apreciarse en la antología “Quintana Roo, Álbum Monográfico” de Gabriel Antonio Menéndez. Siendo Gobernador del Territorio, el Gral. Rafael E. Melgar, a ese malecón se le da mantenimiento, al instalar un barandal metálico y candelabros, ampliándolo para alojar el Parque Infantil “Venustiano Carranza” o “Rébsamen” contiguo al “Hidalgo, un sitio inolvidable del siglo pasado disfrutado por los niños y niñas de esa época, que se divertían haciendo uso de los columpios y volantines ahí colocados.

El Gral. Melgar a través de su sello personal, contribuiría a reafirmar nuestra identidad portuaria al construir un malecón para unir al Muelle Fiscal con la imponente Explanada de la Bandera, obra de concreto con banquetas, candelabros, largas bancas y accesos a la bahía, siguiendo el mismo estilo arquitectónico “Art Decó”. La “Casa del Pueblo” y aquel Parque Nacional denominado “Bosque de la Playa” con sus bancas de concreto, altos árboles, rotondas, salidas a la costa y caminos, son el antecedente más antiguo por convertir la parte oriente de la bahía en un centro de recreación y esparcimiento.

Dentro de la poca obra realizada durante la administración del Gral. Gabriel R. Guevara Orihuela, destaca el relleno y prolongación del malecón hacia la parte oriente, teniendo como límite esa saliente natural de tierra llamada “Punta Estrella”. Ahí funcionó hasta 1975 la Escuela Primaria “Presidente Obregón”, así como el inolvidable balneario muy concurrido.

Siendo Jesús Martínez Ross primer Gobernador Constitucional, se planea la construcción de un boulevard costero, cuya primera etapa uniría al viejo malecón desde Punta Estrella bordeando el “Faro Chetumal” hasta el edificio de la “Casa del Pueblo”, habilitado como sede de la guarnición de la Compañía Fija desde los años 50. Las obras iniciaron a principios de abril de 1978, hubo que ganar terreno al mar para darle forma a la calzada y sus amplios camellones. El 21 de julio de 1979 fue inaugurado por el entonces Presidente de la República, José López Portillo, dándole el toque final el Centro Social “Andrés Quintana Roo” puesto en funcionamiento el 27 de marzo de 1980.

Al asumir el gobierno Pedro Joaquín Coldwell el 5 de abril de 1981, se continúa con la segunda etapa hasta la Avenida Insurgentes, sin embargo, no se respetó la idea original, ocasionando con esto la desaparición de nuestro viejo malecón y la Explanada de la Bandera. Miguel Borge Martín, gran conocedor del proyecto, extendería el recorrido hacia la Universidad de Quintana Roo, instalando de nueva cuenta en la glorieta ubicada en la Insurgentes ese pequeño monumento en forma de obelisco erigido en el desaparecido Parque “Hidalgo” para rendir homenaje a los jóvenes cadetes al mando del Comodoro Manuel Azueta Perillos, ilustres mexicanos que defendieron el Puerto de Veracruz el 21 de abril de 1914.

La ciudad estaba próxima a cumplir 100 años de su fundación en 1998, razón por la cual Mario Ernesto Villanueva Madrid habilita tres plazoletas a lo largo del boulevard, así como la Fuente del “Pescador” y la del “Manatí” diseños atribuidos a Rosa María Ponzanelli e inauguradas el 25 de octubre de 1996 por el Primer Mandatario de la Nación, Ernesto Zedillo Ponce de León. En esta cuarta administración, se logra conectar a la capital con Calderitas como era el proyecto de Jesús Martínez Ross, a la vez que se amplió su extensión hacia el poniente, para levantar el Parque y Fuente del “Renacimiento”, en memoria de la grandeza, ímpetu y amor al terruño demostrado por los chetumaleños, al hacer resurgir a ciudad Chetumal después del impacto del huracán “Janet” en septiembre de 1955.

Con la intención de darle un toque acorde a la época al boulevard, en diciembre de 2003 se incorporan varias esculturas estilo modernista de prestigiados artistas de talla internacional, juntas conforman el “Corredor Escultórico Chactemal”, hay que acostumbrarnos a la valoración del arte moderno sin que esto implique alterar los edificios históricos. La inconclusa mega escultura de Sebastián irónicamente forma parte de ese paseo costero, un elefante blanco anunciado como una de las grandes obras de ese sexenio. El Centro Internacional de Negocios y Convenciones inaugurado el 24 de marzo de 2008 en la administración de Félix González Canto, es una obra que le da un gran realce y distingo a la capital, lo malo es el poco interés demostrado de algunas autoridades por hacerlo funcional, todos los encuentros o reuniones nacionales gubernamentales se efectúan en la zona norte, olvidando la jerarquía de la ciudad como capital del estado.

A 36 años de haberse inaugurado la primera etapa del Boulevard Bahía debe procurarse mantener ese espíritu por conciliar el pasado con el presente y la modernidad, tal y como la mayoría de los anteriores gobernantes lo hicieron, en ese contexto el muelle y el faro ubicados a lo largo de ese emblemático paseo costero deben conservar el nombre oficial e histórico que ostentan, para seguir enalteciendo y promocionando a la capital como en otros puertos se hace. No olviden que Chetumal es la capital del estado, cuna del quintanarroismo donde se luchó por el resurgimiento de Quintana Roo como territorio federal y bajo esa premisa merece respeto en vez de agravios a su historia e identidad.

Muchos son los capítulos históricos registrados en los linderos del boulevard estrechamente relacionados con el Quintana Roo de ayer y hoy, cerca del muelle permaneció anclado el Pontón “Chetumal”, en la Explanada de la Bandera se pronunciaron emotivos discursos por Adolfo López Mateos y Javier Rojo Gómez que avivaban ese viejo anhelo del autogobierno, el Campo Aéreo “Morelos” que funcionó donde hoy se encuentran las instalaciones de la Comisión de la Juventud y el Deporte, resguarda bajo sus cimientos el aterrizaje del avión que transportaba al candidato presidencial, Gral. Lázaro Cárdenas del Río ese memorable 19 de marzo de 1934, la “Casa del Pueblo”, fue la sede del Primer Congreso de Cooperativas el 4 de mayo de 1940.

No se nos debe olvidar, la importancia histórica de esa glorieta donde inicia el primer tramo del boulevard, ahí los sobrevivientes del Comité Pro-Territorio refrendaron su gratitud a Doña Amalia Solórzano viuda de Cárdenas así como a su hijo Cuauhtémoc, grabadas en las paredes del Salón “Bellavista” están las notas de nuestro himno quintanarroense entonado por vez primera en su interior, hacia el norte se encuentra el peldaño más alto en materia educativa. Éstos son sólo algunas referencias que avalan la importancia histórica de nuestro boulevard, más allá de su función como un importante centro de esparcimiento de la sociedad chetumaleña y atractivo para los visitantes.

 

Por Ignacio A. Herrera Muñoz

Acerca del Autor

Coordinador de Vivo En Chetumal en las Redes Sociales y de la Web . Autor de la sección de Crónica Chetumaleña. Chetumaleño, Geek, Cinéfilo, Gamer, Zombie Fan y de buen diente pa' comer.

Share This