Martes 25 Julio 2017,
Vivo En Chetumal

Crónica Chetumaleña : Museos de Ayer y Hoy.

Crónica Chetumaleña : Museos de Ayer y Hoy.

Lugares donde objetos notables de la ciencia, cultura o las artes, antigüedades de diversa índole que constituyen testimonios de épocas transcurridas, hechos relevantes y costumbres pasadas se exhiben. Su concepción ha ido evolucionando con el tiempo a partir de 1947 según refiere la UNESCO, conforme a los estatutos del Consejo Internacional de Museos adoptados en 2007 son instituciones permanentes, sin fines de lucro, al servicio de la sociedad y abiertas al público, que adquieren, conservan, estudian, exponen y difunden el patrimonio material e inmaterial de la humanidad con fines de estudio, educación y recreo.

La historia de los museos en Quintana Roo, se remonta al período de gobierno del Gral. Rafael E. Melgar, quien antes de la llegada de la Expedición Científica Mexicana en junio de 1937 integrada por Luis Rosado Vega, Alberto Escalona Ramos, Rómulo Rozo, entre otros investigadores, ya había iniciado acciones en pro de la arqueología y rescate de los monumentos.

Consciente de la importancia de la cultura en toda sociedad y motivado por la falta de espacios de este tipo, el Gral. Melgar decidió que el nuevo edificio de la Escuela Primaria “Belisario Domínguez” albergara en un anexo el primer museo en la ciudad denominado “Museo Arqueológico y de Historia Natural”, constaba en su interior con 4 vitrinas de cristal en las que podían apreciarse piezas arqueológicas, animales disecados de la región, etc. A pesar de no ser de gran tamaño cumplía su misión, fue el primero y un hito cultural inobjetable. Dejó de funcionar después del huracán “Janet”, nunca se supo si las vitrinas fueron destruidas por los fuertes vientos o los depredadores del gobierno de Don Margarito Ramírez Miranda las desaparecieron junto con los imponentes “Atlantes” esculpidos por Rozo en el Teatro al Aire Libre. En la Isla de Cozumel, también el Gral. Melgar dejó habilitado un museo arqueológico en las oficinas de la Delegación de Gobierno.

Aprovechando la reconstrucción total del Fuerte de Bacalar de donde se extrajeron 33 cañones colocados en su sitio y el levantamiento total de los edificios interiores del mismo con techos de concreto así como la reparación del puente levadizo y arreglo de aspilleras en el gobierno melgarista, Rufo Figueroa, en coordinación con el Instituto Nacional de Antropología e Historia, lo adaptó como “Museo Regional de Quintana Roo” en 1965. Fue reabierto el 23 de marzo de 1983, siendo Gobernador Constitucional, Pedro Joaquín Coldwell, haciendo lo propio en su tierra natal el 3 de abril de 1987, convirtiendo el Hotel “Playa” en el “Museo de la Isla”.

Antes, el 12 de marzo de 1980 surge el “Museo Arqueológico de Cancún” en el Centro de Convenciones, la inauguración estuvo a cargo del entonces Presidente de la República, José López Portillo y el Primer Gobernador Constitucional, Jesús Martínez Ross; el 1 de noviembre de 2012 el Primer Mandatario del País, Felipe Calderón Hinojosa y nuestro actual Gobernador Constitucional, Roberto Borge Angulo, dieron formal apertura al “Museo Maya de Cancún”.

Irónicamente tanto la zona maya y la capital, carecían de estos imprescindibles lugares culturales y de gran interés para los visitantes, sería el tercer mandatario estatal Miguel Borge Martín, quien lo hiciera primero con el “Museo de la Guerra de Castas” el 24 de marzo de 1993 en la histórica Tihosuco. En la ciudad, el terreno y edificio que por muchos años ocupó la Comisión Federal de Electricidad cedió su espacio para levantar el “Museo de la Cultura Maya”, destinando una manzana completa rodeada por la Avenida de los Héroes, la Avenida Belice y la Cristóbal Colon, cerrándose la circulación vehicular en un corto tramo de la arteria Mahatma Gandhi, para quedar unido con la Plaza “Chactemal”, obras realizadas a fin de darle una mejor imagen urbana al centro capitalino, recordemos que en esta administración las efigies a los héroes fueron colocadas de nueva cuenta.

Abrió sus puertas el 4 de abril de 1993 con salas temporales, el auditorio, las oficinas y áreas comunes. Miguel Borge Martín dejó muy claro que la obra estaba pagada totalmente, evitando heredar algún gasto adicional a la nueva administración gubernamental. Así el 14 de septiembre de 1994, la sala permanente dedicada exclusivamente a la cultura maya fue abierta en una ceremonia presidida por el Gobernador Constitucional, Mario Ernesto Villanueva Madrid y el titular del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Rafael Tovar y de Teresa. Considerado único en el mundo debido a su concepción modernista, no en vano el diseño estuvo a cargo del “Padre de la Museografía” en México Jorge Agostoni, quien falleció en septiembre de este año.

Sin embargo, la sociedad chetumaleña de antaño demandaba existiera otro en donde estuvo el primero, dentro del marco de los festejos del Centenario de la ciudad, el gobierno de Mario Ernesto Villanueva Madrid aprueba su creación inaugurándose el 26 de marzo de 1999, bajo el nominativo “Museo de la Ciudad” en el edificio de la Escuela Primaria “Belisario Domínguez”, cuya temática aborda la gestación y devenir histórico de Chetumal. La administración de Félix González Canto, continuó ampliando este tipo infraestructura cultural en el estado, aquel Internado Indígena que en 1937 inició su construcción el Gral. Melgar, fue restaurado para instalar el “Museo Maya Santa Cruz Xbáalam Naj” en Felipe Carrillo Puerto a partir del 22 de marzo de 2010.

Cumpliendo con mi labor de Cronista de esta ciudad externo mi opinión respecto al rescate del “Monumento al Mestizaje Mexicano”, escultura monumental encargada en su momento al artista Sebastián, proyectada a edificarse frente al boulevard y dentro de la Bahía de Chetumal con una altura superior a los 60 metros, que en octubre de 2003 el Gobernador Constitucional, Joaquín Ernesto Hendricks Díaz hizo pública su construcción.

La capital sufre un estigma manifiesto de apatía y desdén, esto lo podemos observar si contamos el número de eventos, reuniones y congresos realizados en la ciudad. Aún no encuentro la justificación histórica por la cual el Magistrado Presidente del Tribunal Superior de Justicia haya rendido su informe de labores en la ciudad de Playa del Carmen el 28 de agosto pasado. Recientemente la Universidad de Quintana Roo dio el visto bueno para la celebración de un evento de estudios internacionales en la ciudad de Cancún el mes pasado, teniendo enfrente el Centro Internacional de Negocios y Convenciones diseñado por el prestigiado arquitecto Pedro Ramírez Vázquez y un escenario vasto en historia sobre el tema, sólo es cuestión de releer por qué el 22 de enero de 1898 ancló el Pontón “Chetumal” en la bocana del Río “Hondo” al mando del Comandante Othón P. Blanco y sus consecuencias. El programa del Festival de Cultura del Caribe 2015, incluye la primera edición de la Feria Internacional del Libro del Caribe en una plaza cívica de Cancún, cuando bien podría realizarse en los amplios corredores del edificio de la Escuela Primaria “Belisario Domínguez” hoy Centro Cultural de las Bellas Artes. Olvidan que Héctor Aguilar Camín, Elvira Aguilar Angulo, Raúl Arístides Pérez Aguilar, Javier España Novelo y Primitivo Alonso Alcocer, por mencionar algunos, han transcendido a nivel internacional y nacional en el género literario, hijos de la ciudad quintanarroense con mayor vínculo con el Caribe, aún palpable en su gastronomía, arquitectura y música.

Loable siempre será la intención por hacer del Boulevard Bahía un espacio cultural y turístico, esa fue precisamente la visión de Jesús Martínez Ross, sin embargo, de nada servirán nuevos museos y demás sitios, mientras persista desdén hacia la capital. Chetumal no sólo requiere de obras “mesiánicas” que con el tiempo se conviertan en “elefantes blancos” por la falta de uso y abandono, ese no es el camino a seguir para hacer resurgir a la capital y reactivar su economía e incorporarla al desarrollo turístico, también reclama la buena disposición, promoción, acciones y respeto a su estatus, no el menosprecio de sus hijos y de los quintanarroenses.

Aquí hay mucha historia por donde se mire, grandes atractivos turísticos, arqueológicos y naturales en su contorno, pero el interés por detonar turísticamente a Chetumal y la zona sur a mi parecer ha sido frenado por muchos años.

Texto : Ignacio Herrera Muñoz

 

Acerca del Autor

Coordinador de Vivo En Chetumal en las Redes Sociales y de la Web . Autor de la sección de Crónica Chetumaleña. Chetumaleño, Geek, Cinéfilo, Gamer, Zombie Fan y de buen diente pa' comer.