jueves 20 septiembre 2018,
Vivo En Chetumal

Serie : Cobra Kai

Serie : Cobra Kai
Calificación
4

Música

Actuaciones

Guión

Dirección

Nada nos preparó para esto: una serie sobre los personajes principales de “The Karate Kid (1984)” 30 años después. Sin embargo es una muestra de que la nostalgia nunca estuvo mejor usada en un formato cinematográfico o audiovisual.

De un tiempo a esta parte estamos llenos de remembranza. Llenos de esa nostalgia hacia una época donde eramos más inocentes, más vulnerables. Donde todo era “blanco o negro”. La industria cinematográfica y televisiva no es ajena a este movimiento y se desplaza como pez en el agua brindándonos películas y series donde podemos, por lo menos por un rato, revivir “aquellos años felices” traducidos en una década idealizada y, hoy en día, bastardeada a más no poder, como lo es la de los 80’s.

En este contexto, tenemos productos que se vuelven una especie de rockstars entre los consumidores (devoradores) de series, y otros que pasan sin pena ni gloria, pero que dejan su pequeña huella en el agua. Aquí, en medio de todo este menjunje, cae Cobra Kai, la nueva serie web de Youtube Red que nos trae el enfrentamiento más épico del cine, 30 años después: el de Johnny Lawrence (William Zabka) y Daniel Larusso (Ralph Macchio) en “The Karate Kid (1984)”.

 

“Daniel-San, ¿recuerdas la lección sobre el balance? La lección no es solo para el Karate. La lección es para toda la vida. Toda la vida debes estar equilibrado, y todo mejorará.”

– Mr. Miyagi (The Karate Kid, 1984)

 

El film dirigido por John G. Avildsen (“Rocky”) fue un boom entre los chicos de la época a tal punto que todos querían ser Daniel-San e iban en manada a anotarse a los Dojos de Karate con la intención de encontrar algún Mr. Miyagi como mentor y aprender la tan afamada técnica de la “Grulla”. Tiempo después, sus secuelas y su remake en el 2010 no nos dieron tantas alegrías como para prestar atención a una fórmula que ya parecía demasiado agotada.

Pero llegó Cobra Kai y, a pesar que a priori puede sentirse como otra serie que se aprovecha de la nostalgia, nada está más alejado de esto: Johnny Lawrence vive en el recuerdo, como en un tiempo estancado del que no puede salir y la situación no puede ser peor. Borracho, con un trabajo de medio tiempo como alguien que limpia desagües, arregla cables y demás menesteres, el otrora rubio carilindo no es más que una sombra de lo que fue; y eso se deja ver desde el primer episodio con su auto Firebird, sus casettes de música ochentera (que tan bien se utilizan en toda la serie) y su fascinación por films de la misma década.

Por otro lado, Daniel Larusso logró crear un imperio de concesionarias de autos en todo el Valle. Tiene una familia y una casa en Encino, aquel barrio de donde provenía Johnny y es el más acaudalado. Sus tiempos de Karate ya están olvidados y solo son una marca distintiva y anecdótica de su empresa. Así como los bonsai, que forman parte del souvenir obligado para todos sus clientes.

Los caminos de Johnny y Daniel se volverán a cruzar casi fortuitamente, por obra del destino más cruel. Pero atentos, porque como dándole la razón a aquel personaje de “How I Met Your Mother”, aquí los roles se invierten y Johnny pasa a ser el que tiene que redimirse y Daniel, quien toma el rol de antagonista.

 

– El miedo no existe en este dojo, ¿verdad?
– ¡NO, SENSEI!
– El dolor no existe en este dojo, ¿verdad?
– ¡NO, SENSEI!
– La derrota no existe en este dojo, ¿verdad?
– ¡NO, SENSEI!

 

Cobra Kai es una muestra de cómo un revival de un film de 30 años atrás puede ser concebido de una manera donde no se subestima al espectador con nostalgia barata. Donde los personajes actúan de casi la misma forma que antes, pero van evolucionando conforme la trama, y también conforme al paso del tiempo que, inevitablemente, pasa para todos nosotros.

Claro que hay homenajes, hay escenas emocionantes, pero también hay madurez en el relato. Ya nada es blanco o negro. Cada uno de los personajes toma forma y aprende conforme va extendiéndose su mundo y las relaciones que determinan su protagonismo.

Párrafo aparte merece el trato hacia la problemática del bullying, tan presente en nuestros días, y como la debilidad interior puede transformarse en fuerza exterior.

Cobra Kai nos termina demostrando en sus 10 episodios de media hora cada uno que en el film de 1984 solo rayamos la superficie de los personajes de Daniel y Johnny. Lo único que les puedo decir es que uno tuvo la suerte de encontrar un mentor que le enseñó las bondades de la vida, la filosofía del Karate; mientras que el otro tuvo un maestro que sacó lo peor de una persona, exaltó la violencia inherente y transformó a un joven prometedor en una cáscara vacía. Sin embargo, décadas después, Johnny tiene la oportunidad de demostrar que la filosofía de “Cobra Kai” era mucho más profunda que lo que el sensei Kreese pregonaba. Y vaya que lo hace.

Acerca del Autor

Coordinador de Vivo En Chetumal en las Redes Sociales y de la Web . Autor de la sección de Crónica Chetumaleña. Chetumaleño, Geek, Cinéfilo, Gamer, Zombie Fan y de buen diente pa' comer.